viernes, 19 de febrero de 2010

CAPITULO 12: DEL PROVECHO DE LAS ADVERSIDADES

CAPITULO 12: DEL PROVECHO DE LAS ADVERSIDADES

1. Bueno es que algunas veces nos sucedan cosas adversas y vengan contrariedades,
porque suelen atraer al hombre al corazón, para que se conozca desterrado y no ponga
su esperanza en cosa alguna del mundo. Bueno es que padezcamos a veces
contradicciones y que sientan de nosotros mal e imperfectamente, aunque hagamos
bien y tengamos buena intención. Estas cosas de ordinario ayudan a la humildad y
nos defienden de la vanagloria. Porque entonces mejor buscamos a Dios por testigo
interior, cuando por de fuera somos despreciados de los hombres, y no nos dan
crédito.

2. Por eso debía. uno afirmarse de tal manera en Dios, que no le fuese necesario
buscar muchas consolaciones humanas. Cuando el hombre de buena voluntad es
atribulado, o tentado, o afligido con malos pensamientos; entonces conoce tener de
Dios mayor . necesidad, experimentando que sin Él no puede nada bueno. Entonces
también se entristece, gime y ora a Dios por las miserias que padece. Entonces le es
molesta la vida larga, y desea hallar la muerte para ser desatado de este cuerpo y estar
con Cristo ( Filip., l; 3).
Entonces también - conoce que no puede haber en el mundo perfecta seguridad ni
cumplida paz.

del libro "Imitación de Cristo", de Tomás de Kempis

No hay comentarios:

Publicar un comentario