viernes, 19 de febrero de 2010

CAPÍTULO 23: CUATRO COSAS QUE CAUSAN PAZ. Jesucristo:

CAPÍTULO 23: CUATRO COSAS QUE CAUSAN PAZ.
Jesucristo:

1. Hijo, ahora te enseñaré el camino de la paz y de la verdadera libertad.
El Alma:

2. Haz, Señor, lo que dices, que me alegra mucho de oírlo.
Jesucristo:

3. Procura, hijo, hacer antes la voluntad de otro que la tuya. Escoge siempre tener
menos que más. Busca siempre el lugar más bajo, y está sujeto a todos. Desea
siempre, y ruega que se cumpla en ti enteramente la divina voluntad. Así entrarás en
los términos de la paz y descanso.
El Alma:

4. Señor, este tu breve sermón mucha perfección contiene en sí. Corto es en palabras,
pero lleno de sentido y de copioso fruto. Que si lo pudiese yo fielmente guardar, no
había entrar en mí la turbación tan fácilmente. Porque cuantas veces me siento
inquieto y agravado, hallo haberme apartado de esta doctrina. Mas Tú que todo lo
puedes, y buscas siempre el provecho del alma, dame gracia más abundante para que
pueda cumplir tu doctrina, y hacer lo que importa para mi salvación. Oración contra
los malos pensamientos.

5. Señor, Dios mío, no te alejes de mí: Dios mío, cuida de ayudarme, pues se han
levantado contra mí varios pensamientos y grandes temores que afligen mi alma.
¿Cómo saldré sin daño? ¿Cómo los desecharé?

6. Yo, dices, iré delante de ti, y humillaré los soberbios de la tierra. Abriré las puertas
de la cárcel, y te revelaré los secretos de las cosas escondidas.

7. Haz, Señor, como lo dices, y huyan de tu presencia todos los malos pensamientos.
Esta es mi esperanza y única consolación, acudir a Ti en toda tribulación, confiar en
Ti, invocarte de veras, y esperar constantemente que me consueles. Oración pidiendo
la luz del entendimiento.

8. Alúmbrame, buen Jesús, con la claridad de tu lumbre interior, y quita de la morada
de mi corazón toda tiniebla. Refrena mis muchas distracciones, y quebranta las
tentaciones que me hacen violencia. Pelea fuertemente por mí, y ahuyenta las malas
bestias que son los apetitos halagüeños, para que venga la paz con tu virtud, y resuene
la abundancia de tu alabanza en el santo palacio; esto es, en la conciencia limpia.
Manda a los vientos y tempestades. Di al mar: sosiégate; y al cierzo: No soples; y
habrá gran bonanza.

9. Envía tu luz y tu verdad para que resplandezcan sobre la tierra, porque soy tierra
vana y vacía hasta que Tú me alumbres. Derrama de lo alto tu gracia; riega mi
corazón con el rocío celestial; concédeme las aguas de la devoción para sazonar la
superficie de la tierra; porque produzca fruto bueno y perfecto. Levanta el ánimo
oprimido por el peso de los pecados, y emplea todo mi deseo en las cosas del cielo:
porque después de gustada suavidad de la felicidad celestial, me sea enfadoso pensar
en lo terrestre.

10. Apártame y líbrame de la transitoria consolación de las criaturas; porque ninguna
cosa criada basta para aquietar y consolar cumplidamente mi apetito. Uneme a Ti con
el vínculo inseparable del amor; porque Tú solo bastas al que te ama, y sin Ti todas
las cosas son despreciables.

del libro "Imitación de Cristo", de Tomás de Kempis

No hay comentarios:

Publicar un comentario