viernes, 19 de febrero de 2010

CAPÍTULO 2: DE LA HUMILDE SUMISIÓN.

CAPÍTULO 2: DE LA HUMILDE SUMISIÓN.

1. No te importe mucho quién es por ti o contra ti; sino busca y procura que sea
Dios contigo en todo lo que haces.
Ten buena conciencia, y Dios te defenderá.
Al que Dios quiere ayudar, no le podrá dañar la malicia de alguno.
Si sabes callar y sufrir, sin duda verás el favor de Dios.
El sabe el tiempo y el modo de librarte; y por eso te debes ofrecer a El.
A Dios pertenece ayudar y librar de toda confusión.
Algunas veces conviene mucho, para guardar mayor humildad, que otros sepan
nuestros defectos y los reprendan.

2. Cuando un hombre se humilla por sus defectos, entonces fácilmente aplaca a los
otros, y sin dificultad satisface a los que le odian.
Dios defiende y libra al humilde; al humilde ama y consuela; al hombre humilde se
inclina; al humilde concede gracia, y después de su abatimiento le levanta a gran
honra.
Al humilde descubre sus secretos, y le trae dulcemente a Sí y le convida.
El humilde, recibida la afrenta, está en paz; porque está con Dios y no en el mundo.
No pienses haber aprovechado algo, si no te estimas por el más inferior de todos.

del libro "Imitación de Cristo", de Tomás de Kempis

No hay comentarios:

Publicar un comentario