viernes, 19 de febrero de 2010

CAPITULO 56: QUE DEBEMOS NEGARNOS A NOSOTROS MISMOS, Y ASEMEJARNOS A CRISTO POR LA CRUZ. JESUCRISTO:

CAPITULO 56: QUE DEBEMOS NEGARNOS A NOSOTROS MISMOS, Y
ASEMEJARNOS A CRISTO POR LA CRUZ.
JESUCRISTO:

1. Hijo, cuanto puedes salir de ti, tanto puedes pasarte a Mí. Así como no desear nada
exteriormente, produce la paz interior; así el negarse interiormente, causa la unión
con Dios. Quiero que aprendas la perfecta renuncia de ti mismo en mi voluntad, sin
replica ni queja. Sígueme: YO SOY CAMINO, VERDAD Y VIDA. Sin camino no
hay por donde andar; sin verdad no podemos conocer;sin vida no hay quien pueda
vivir. Yo soy el camino que debes seguir, la verdad que debes creer, la vida que debes
esperar. Yo soy camino inviolable, verdad infalible, vida interminable. Yo soy
camino muy derecho, verdad suma, vida verdadera, vida bienaventurada, vida
increada. Si permanecieres en mi camino, conocerás la verdad, y la verdad te librará y
alcanzarás la vida eterna.

2. Si quieres entrar en la vida, guarda mis mandamientos. Si quieres conocer la
verdad, créeme a Mí. Si quieres ser mi discípulo, niégate a ti mismo. Si quieres
poseer la vida bienaventurada, desprecia la presente. Si quieres ser ensalzado en el
cielo, humíllate en el mundo. Si quieres reinar conmigo, lleva la cruz conmigo.
Porque sólo los siervos de la cruz hallan el camino de la bienaventuranza y de la luz
verdadera.
EL ALMA:

3. Señor, pues tu camino es estrecho y despreciado en el mundo, concédeme que te
imite en despreciar el mundo. Pues no es mejor el siervo que su señor, ni el discípulo
es superior al maestro. Ejercitase tu siervo en tu vida, pues en ella esta mi salud, y la
santidad verdadera. Cualquier cosa que fuera de ella oigo o no me recrea ni satisface
cumplidamente.
JESUCRISTO:

4. Hijo, pues sabes esto y lo has leído todo, si lo hicieres, serás bienaventurado. El
que abraza mis mandamientos y los guarda, ese es el que me ama, y Yo le amaré, y le
manifestaré a él,y le haré sentar conmigo en el reino de mi Padre.
EL ALMA:

5. Señor, Jesús, como lo dijiste y prometiste, así se haga, y pueda yo merecerlo.
Recibí de tu mano la cruz; yo la llevaré hasta la muerte, así como Tú me la pusiste.
Verdaderamente la vida de l buen religioso es cruz, pero guía al paraíso. Ya hemos
comenzado; no se debe volver atrás, ni conviene dejarla.

6. Ea, hermanos, vamos juntos, Jesús será con nosotros. Por Jesús tomamos esta cruz,
por Jesús perseveremos en ella. Será nuestro auxiliador el que es nuestro capitán, y
fue nuestro ejemplo Mirad a nuestro Rey que va delante de nosotros y peleará por
nosotros. Sigámosle varonilmente, nadie tema los terrores estemos preparados a
morir con animo en la batalla, y no demos tal afrenta a nuestra gloria, que huyamos
de la cruz.

del libro "Imitación de Cristo", de Tomás de Kempis

No hay comentarios:

Publicar un comentario