viernes, 19 de febrero de 2010

CAPÍTULO 24: DEL JUICIO Y PENAS DE LOS PECADORES.

CAPÍTULO 24: DEL JUICIO Y PENAS DE LOS PECADORES.

1. Mira el fin en todas las cosas, y de qué suerte estarás delante de aquel juez
justísimo, al cual no hay cosa encubierta, ni se amansa con dádivas, ni admite
excusas, sino que juzgará justísimamente.
¡Oh ignorante, y miserable pecador! ¿Qué responderás a Dios, que sabe todas tus
maldades, tú que temes a veces el rostro de un hombre airado?
¿Por qué no te previenes para el día del juicio cuando no habrá quien defienda ni
ruegue por otro, sino que cada uno tendrá bastante que hacer por sí?
Ahora tu trabajo es fructuoso, tu llanto aceptable, tus gemidos se oyen, tu dolor es
satisfactorio y justificativo.

2. Aquí tiene grande y saludable purgatorio el hombre sufrido, que recibiendo
injurias, se duele más de la malicia del injuriador que de su propia ofensa; que ruega
a Dios voluntariamente por sus contrarios, y de corazón perdona los agravios, y no se
detiene en pedir perdón a cualquiera; que más fácilmente tiene misericordia que se
indigna; que se hace fuerza muchas veces y procura sujetar del todo su carne al
espíritu.
Mejor es purgar ahora los pecados y cortar los vicios que dejar el purgarlos para lo
venidero.
Por cierto nos engañamos a nosotros mismos por el amor desordenado que tenemos a
la carne.

3. ¿En qué otra cosa se cebará aquel fuego sino en tus pecados?
Cuando más te perdonas ahora a ti mismo, y sigues a la carne, tanto más gravemente
serás después atormentado, pues guardarás mayor materia para quemarte.
En lo mismo que más peca el hombre será más gravemente castigado.
Allí los perezosos serán punzados con los aguijones ardientes, y los golosos serán
atormentados con gravísima hambre y sed.
Allí los lujuriosos y amadores de deleites, serán rociados con ardiente pez y hediondo
azufre; y los envidiosos aullarán de dolor como rabiosos perros.
4. No hay vicio que no tenga su propio tormento.
Allí los soberbios estarán llenos de confusión, y los avarientos serán oprimidos con
miserable necesidad.
Allí será más grave pasar una hora de pena, que aquí cien años de penitencia amarga.
Allí no hay sosiego ni consolación para los condenados; mas aquí cesan algunas
veces los trabajos, y se goza del consuelo de los amigos.
Ten ahora cuidado y dolor de tus pecados, para que en el día del juicio estés seguro
con los bienaventurados.

5. Pues entonces estarán los justos con gran constancia contra los que les
angustiaron y persiguieron.
Entonces estará para juzgar el que aquí se sujetó humildemente al juicio de los
hombres.
Entonces tendrá mucha confianza el pobre y humilde; mas el soberbio por todos lados
se estremecerá.
Entonces se verá que el verdadero sabio en este mundo, fue aquel que aprendió a ser
necio y menospreciado por Cristo.
Entonces agradará toda tribulación sufrida con paciencia, y toda maldad no despegará
los labios.
Entonces se alegrarán todos los devotos, y se entristecerán todos los disolutos.
Entonces se alegrará más la carne afligida, que la que siempre vivió en deleites.
Entonces resplandecerá el vestido despreciado, y parecerá vil el precioso.
Entonces será más alabada la pobre casilla, que el ostentoso palacio.
Entonces ayudará más la constante paciencia, que todo el poder del mundo.
Entonces será más ensalzada la simple obediencia, que toda la sagacidad del siglo.
Entonces alegrará más la pura y buena conciencia, que toda la docta filosofía.
Entonces se estimará más el desprecio de las riquezas, que todo el tesoro de los ricos
de la tierra.
Entonces te consolarás más de haber orado con devoción, que haber comido
delicadamente.
Entonces te alegrarás más de haber guardado el silencio, que de haber conversado
mucho.
Entonces te aprovecharán más las obras santas, que las palabras floridas.
Entonces agradará más la vida estrecha y la rigurosa penitencia, que todos los deleites
terrenos.

6. Aprende ahora a padecer en lo poco, para que entonces seas libre de lo muy
grave.
Prueba aquí primero lo que podrás después.
Si ahora no puedes padecer levemente, ¿cómo podrás después sufrir los tormentos
eternos? Si ahora una pequeña penalidad te hace tan impaciente, ¿qué hará entonces
el infierno?
De verdad no puedes tener dos gozos, deleitarte en este mundo, y después reinar en el
cielo con Cristo.
Si hasta ahora hubieses vivido en honores y deleites, y te llegase la muerte, ¿qué te
aprovecharía todo lo pasado?
Todo, pues, es vanidad, sino amar a Dios, y servirle a El solo.
Porque los que aman a Dios de todo corazón, no temen la muerte, ni el tormento, ni el
juicio, ni el infierno; pues el amor perfecto tiene segura entrada para Dios.
Mas quien se deleita en pecar, no es maravilla que tema la muerte y el juicio.
Bueno es no obstante que si el amor no nos desvía de lo malo, por lo menos el temor
del infierno nos refrene.
Pero el que pospone el temor de Dios, no puede durar mucho tiempo en el bien; sino
que caerá muy presto en los lazos del demonio.

del libro "Imitación de Cristo", de Tomás de Kempis

No hay comentarios:

Publicar un comentario