viernes, 19 de febrero de 2010

CAPÍTULO 4: DEBEMOS CONVERSAR DELANTE DE DIOS CON VERDAD Y HUMILDAD. Jesucristo:

CAPÍTULO 4: DEBEMOS CONVERSAR DELANTE DE DIOS CON
VERDAD Y HUMILDAD.
Jesucristo:

1. Hijo, anda delante de Mí en verdad, y búscame siempre con sencillez de corazón.
El que anda en mi presencia en verdad será defendido de los malos encuentros, y la
verdad le librará de los engañadores, y de las murmuraciones de los malvados.
Si la verdad te librare, serás verdaderamente libre, y no cuidarás d las palabras vanas
de los hombres.
El Alma:

2. Verdad es, Señor; y así te suplico que lo hagas conmigo. Enséñeme tu verdad, y
ella me guarde y me conserve hasta alcanzar mi salvación.
Ella me libre de toda mala afición y amor desordenado, y andaré contigo en gran
libertad de corazón.
Jesucristo:

3. Yo te enseñaré, dice la verdad, lo que es recto y agradable delante de Mí.
Piensa en tus pecados con gran descontento y tristeza, y nunca te juzgues ser algo por
tus buenas obras.
En verdad eres pecador, sujeto y enredado en muchas pasiones.
Por ti siempre vas a la nada; pronto caes, pronto eres vencido, presto te turbas, y
presto desfalleces.
Nada tienes de que puedas alabarte; pero mucho de que humillarte; porque eres más
flaco de lo que puedes pensar.

4. Por eso, no te parezca gran cosa, alguna de cuantas haces.
Nada tengas por grande, nada por precioso y admirable; nada estimes por digno de
reputación, nada por alto, nada por verdaderamente de alabar y codiciar sino lo que
es eterno.
Agrádete sobre todas las cosas la verdad eterna, y desagrádete siempre sobre todo tu
grandísima vileza.
Nada temas, ni desprecies, ni huyas cosa alguna tanto como tus vicios y pecados, los
cuales te deben desagradar más que los daños de las cosas.
Algunos no andan sencillamente en mi presencia; sino que, guiados de cierta
curiosidad y arrogancia, quieren saber mis secretos, y entender las cosas altas de
Dios, no cuidando de sí mismos, ni de su salvación.
Estos muchas veces caen en grandes tentaciones y pecados por su soberbia y
curiosidad, porque Yo les soy contrario.

5. Teme los juicios de Dios; atemorízate de la ira del Omnipotente; no quieras
escudriñar las obras del Altísimo; sino examina tus maldades, en cuántas cosas
pecaste, y cuántas buenas obras dejaste de hacer por negligencia.
Algunos tienen su devoción solamente en los libros, otros en las imágenes; y otros en
señales y figuras exteriores.
Algunos me traen en la boca; pero pocos en el corazón.
Hay otros, que alumbrados en el entendimiento y purgados en el afecto, suspiran
siempre por las cosas eternas, oyen con pena las terrenas, y con dolor sirven a las
necesidades de la naturaleza; y éstos sienten lo que habla en ellos el espíritu de
verdad.
Porque les enseña a despreciar lo terrestre y amar lo celestial, aborrecer el mundo y
desear el cielo de día y de noche.

del libro "Imitación de Cristo", de Tomás de Kempis

No hay comentarios:

Publicar un comentario