viernes, 19 de febrero de 2010

CAPÍTULO 14: QUE SE DEBEN EVITAR LOS JUICIOS TEMERARIOS

CAPÍTULO 14: QUE SE DEBEN EVITAR LOS JUICIOS TEMERARIOS

1. Pon los ojos. en ti mismo y guárdate de juzgar las obras ajenas. En juzgar a otros
se ocupa uno en vano, yerra muchas veces y peca fácilmente; mas juzgando y
examinándose a sí mismo se emplea siempre con fruto.
Muchas veces juzgamos según nuestro gusta de las cosas, pues fácilmente perdemos
el verdadero juicio de ellas por el amor propio. Si fuese Dios siempre el fin
puramente de nuestro deseo, no nos turbaría tan presto la contradicción de nuestra
sensualidad. Pero muchas veces tenemos algo adentro escondido, o de fuera se
ofrece; cuya afición nos lleva tras sí.

2. Muchos buscan secretamente su propia comodidad en las obras que' hacen; y no
se dan cuenta. También les parece estar en buena paz cuando se hacen las cosas a su
voluntad y gusto; mas si de otra manera suceden, presto se alteran y entristecen.
Por la diversidad de los pareceres y opiniones, muchas veces se levantan discordias
entre los amigos y vecinos, entre los religiosos y devotos.
La costumbre antigua con dificultad se quita, y ninguno deja de buena gana su propio
parecer. Si en tu razón e industria estribas mas que en la virtud de la sujeción de
Jesucristo, pocas veces y tarde serás ilustrado, porque quiere Dios que nos sujetemos
a Él perfectamente, y que nos levantemos sobre toda razón, inflamados de su amor.

del libro "Imitación de Cristo", de Tomás de Kempis

No hay comentarios:

Publicar un comentario