viernes, 19 de febrero de 2010

CAPÍTULO 26: DE LA ELEVACIÓN DEL ESPÍRITU LIBRE, LA CUAL SE ALCANZA MEJOR CON LA ORACIÓN HUMILDE QUE CON LA LECTURA. El Alma:

CAPÍTULO 26: DE LA ELEVACIÓN DEL ESPÍRITU LIBRE, LA CUAL SE
ALCANZA MEJOR CON LA ORACIÓN HUMILDE QUE CON LA
LECTURA.
El Alma:

1. Señor, obra es de varón perfecto no entibiar nunca el ánimo en la consideración de
las cosas celestiales, y entre muchos cuidados pasar casi sin cuidado, no a la manera
de un estúpido, sino con la prerrogativa de un alma libre, que no pone desordenado
afecto en criatura alguna.

2. Ruégote piadosísimo Dios mío, que me apartes de los cuidados de esta vida, para
que no me embarace demasiado en ellos; para que no me deje llevar del deleite ni de
las muchas necesidades del cuerpo; para que no pierda el fruto con los muchos
obstáculos y molestias del alma. No hablo de las cosas que la vanidad mundana desea
con tanto afecto; sino de aquellas miserias que penosamente agravan y detienen el
alma de tu siervo, con la común maldición de los mortales; para que no pueda
alcanzar la libertad del espíritu cuantas veces quisiere.

3. ¡Oh, Dios mío, dulzura inefable! Conviérteme en amargura todo consuelo carnal,
que me aparta del amor de los eternos, lisonjeándome torpemente con la vista de
bienes temporales que deleitan. No me venza, Dios mío, no me venza la carne y la
sangre; no me engañe el mundo y su breve gloria; no me derribe el demonio y su
astucia. Dame fortaleza para resistir, paciencia para sufrir, constancia para perseverar.
Dame en lugar de todas las consolaciones del mundo la suavísima unción de tu
espíritu; y en lugar del amor carnal infúndeme el amor de tu nombre.

4. Porque muy embarazosas son para el espíritu fervoroso la comida, la bebida, el
vestido, y todas las demás cosas necesarias para sustentar el cuerpo. Concédeme usar
de todo lo necesario templadamente, y que no me ocupe en ello con sobrado afecto.
No es lícito dejarlo todo, porque se ha de sustentar la naturaleza; pero la ley santa
prohíbe buscar lo superfluo y lo que más deleita; porque de otro modo la carne se
rebelará contra el espíritu. Ruégote, Señor, que me rija y enseñe tu mano en estas
cosas para que en nada me exceda.

del libro "Imitación de Cristo", de Tomás de Kempis

No hay comentarios:

Publicar un comentario