viernes, 19 de febrero de 2010

CAPITULO 13: CÓMO SE HA DE RESISTIR A LAS TENTACIONES


CAPITULO 13: CÓMO SE HA DE RESISTIR A LAS TENTACIONES

1. Mientras en el mundo vivimos no podemos estar sin tribulaciones y tentaciones:
Por lo cual está escrito en Job (, 1): Tentación es la vida del hombre sobre la tierra.
Por eso cada uno debería tener mucho cuidado acerca de sus tentaciones y velar en
oración, porque no halle el demonio lugar de engañarle, que nunca duerme, sino
busca todos lados a quién tragarse. (1 Pedro 5, 8).
Ninguno hay tan perfecto ni tan santo que no tenga algunas veces tentaciones, y no
podemos vivir sin ellas.

2. Mas las tentaciones son muchas veces utilisimas al hombre, aunque sean graves y
pesadas; porque en ellas es uno humillado, purgado y enseñado.
Todos los Santos por. muchas tribulaciones y tentaciones pasaron; y aprovecharon. Y
los que no las quisieron resistir fueron tenidos. por réprobos y sucumbieron.
No hay religión tan santa, ni lugar tan secreto, que no haya tentaciones y
adversidades.

3. No hay hombre seguro del todo de tentaciones mientras vive; porque en nosotros
mismos .está la causa de donde vienen, pues que nacimos con la inclinación al
pecado.
Pasada una tentación o tribulación, sobreviene otra; y siempre tendremos que sufrir,
porque se perdió el bien de nuestra felicidad.
Muchos quieren huir las tentaciones y caen en ellas más gravemente.
No se puede vencer con sólo huirlas; mas con paciencia y verdadera humildad nos
hacemos más fuertes que todos los enemigos:

4. El que solamente quita el mal que se ve y no arranca la raíz, poco aprovechará;
antes tornarán a él más presto las tentaciones, y se hallará peor.
Poco a poco, con paciencia y larga esperanza, vencerás (con el favor divino) mejor,
que no con violencia y propia fatiga.
Toma muchas veces consejo en la tentación, y no seas desabrido con el que está
tentado; antes procura consolarle, como tú lo quisieras para ti.

5. El principio de toda mala tentación es la inconstancia del ánimo y la poca
confianza en Dios.
Porque como la nave sin timón la llevan a una .y. otra parte las olas, así el hombre
descuidado y que desiste de su propósito es tentado de diversas maneras.
El fuego prueba el hierro, y la tentación al hombre justo.
Muchas veces no sabemos .lo que podernos; mas la tentación descubre lo que somos
Debemos, pues, velar principalmente al venir la tentación; porque entonces mas
fácilmente es vencido el enemigo cuando no le dejamos pasar de la puerta del alma y
se le resiste al umbral luego que toca.
Por lo cual dijo uno: Atajar al principio el mal procura; si llega a echar raíz, tarde
se cura (1): Porque primeramente se ofrece al alma el pensamiento sencillo; después,
la importuna imaginación; luego, la delectación y el torpe movimiento y el.
Consentimiento. Y así se entra poco a poco el maligno enemigo, y se apodera de
todo, por no resistirle al principio.
Y cuanto más tiempo fuere uno perezoso en resistir, tanto se hace cada día más flaco;
y el enemigo contra él más fuerte.

6. Algunos padecen graves tentaciones al principio de su conversión, y otros al fin.
Pero otros son molestados casi por toda su vida.
Algunos son tentados blandamente, según la sabiduría y el juicio de la divina
Providencia, que mide el estado y los méritos de los hombres, y todo lo tiene
ordenado para la salvación de sus escogidos.

7. Por eso no debemos desconfiar cuando somos tentados, sino antes rogar a Dios
con mayor fervor que sea servido de ayudarnos en toda tribulación; el cual, sin duda,
según el dicho de San Pablo, nos dará, junto con tentación, .tal auxilio, que La
podamos resistir (1 Cor., 10, 13).
Humillemos, pues, nuestras almas debajo de la mano de Dios en toda tribulación y
tentación, porque E1 salvará y engrandecerá a los humildes de espíritu.

8. En las tentaciones y adversidades se ve cuánto uno ha aprovechado, y en ellas
consiste el mayor merecimiento y se conoce mejor la virtud.
No es mucho ser un hombre devoto y fervoroso cuando no siente pesadumbre; mas si
en el tiempo de la adversidad se. sufre con paciencia, esperanza es de gran provecho.
Algunos no se rinden a grandes tentaciones, y son vencidos a menudo en las menores
y comunes, para que, humillados, nunca confíen de sí en grandes cosas, siendo flacos
en las pequeñas.

del libro "Imitación de Cristo", de Tomás de Kempis

No hay comentarios:

Publicar un comentario