viernes, 19 de febrero de 2010

CAPÍTULO 15: DE LAS OBRAS HECHAS POR CARIDAD

CAPÍTULO 15: DE LAS OBRAS HECHAS POR CARIDAD

1. Por ninguna cosa del mundo ni por amor de alguno se debe hacer lo que es malo;
mas por el provecho de quien lo hubiere menester, alguna vez se puede dejar la buena
obra, o trocarse por otra mejor. De esta suerte no se deja la buena obra, sino que se
muda en mejor.
La obra exterior sin caridad no aprovecha; pero lo que se hace con caridad, por poco
y despreciable que sea, se hace todo fructuoso. Pues, ciertamente, más mira Dios al
corazón que a la obra que se hace.

2. Mucho hace el que mucho ama. Mucho hace el que todo lo hace bien. Bien hace
el que sirve más al bien común que a su voluntad propia.
Muchas veces parece caridad lo que es amor propio; porque la inclinación de la
naturaleza, la propia voluntad, la esperanza de la recompensa, el gusto de la
comodidad, rara vez nos abandonan.

3. El que tiene verdadera y perfecta caridad, en ninguna cosa se busca a si mismo,
sino solamente desea que Dios sea glorificado en todas. De nadie tiene envidia,
porque no ama gusto alguno particular, ni se quiere gozar en sí; mas desea, sobre
todas las cosas, gozar de Dios. A nadie atribuye ningún bien; mas refiérelo todo a
Dios, del cual, como de fuente, manan todas las cosas, en el que, finalmente, todos
los Santos descansan con perfecto gozo.
¡Oh, quién tuviese una centella de verdadera caridad! Por cierto que sentiría estar
todas las cosas llenas de vanidad.

del libro "Imitación de Cristo", de Tomás de Kempis

No hay comentarios:

Publicar un comentario