jueves, 18 de febrero de 2010

CAPÍTULO 5: DE LA DIGNIDAD DEL SACRAMENTO Y DEL ESTADO DEL SACERDOCIO. Jesucristo:

CAPÍTULO 5: DE LA DIGNIDAD DEL SACRAMENTO Y DEL ESTADO
DEL SACERDOCIO.
Jesucristo:

1. Aunque tuvieses la pureza de los ángeles, y la santidad de San Juan Bautista, no
serías digno de recibir ni manejar este Sacramento. Porque no cabe en merecimiento
humano que el hombre consagre y tenga en sus manos el Sacramento de Cristo y
coma el pan de los ángeles. Grande es este misterio, y grande es la dignidad de los
sacerdotes, a los cuales es dado lo que no es concedido a los ángeles. Pues sólo los
sacerdotes ordenados en la Iglesia tienen poder de celebrar y consagrar el cuerpo de
Jesucristo. El sacerdote es ministro de Dios, cuyas palabras usa por su mandamiento
y ordenación; mas Dios es allí el principal autor y obrador invisible, a cuya voluntad
todo está sujeto, y a cuyo mandamiento todo obedece.

2. Así, pues, debes creer a Dios todopoderoso en este sublime Sacramento más que a
tus propios sentidos y a las señales visibles. Y por eso debe el hombre llegar a este
misterio con temor y reverencia. Reflexiona sobre ti mismo, y mira qué tal es el
ministerio que te ha sido encomendado por la imposición de las manos del obispo.
Has sido hecho sacerdote y ordenado para celebrar; cuida, pues, de ofrecer a Dios
este sacrificio con fe y devoción en el tiempo conveniente, y de mostrarte
irreprensible. No has aliviado tu carga; antes bien estás atado con más estrecho
vínculo, y obligado a mayor perfección de santidad. El sacerdote debe estar adornado
de todas las virtudes, y ha de dar a los otros ejemplo de buena vida. Su porte no ha de
ser como el de los hombres comunes; sino como el de los ángeles en el cielo, o el de
los varones perfectos en la tierra.

3. El sacerdote vestido de las vestiduras sagradas, tiene el lugar de Cristo para rogar
devota y humildemente a Dios por sí y por todo el pueblo. El tiene la señal de la cruz
de Cristo delante de sí, y en las espaldas, para que continuamente tenga memoria de
su sacratísima pasión. Delante de sí en la casulla, trae la cruz, para que mire con
diligencia las pisadas de Cristo, y estudie en seguirle con fervor. En las espaldas está
también señalado de la cruz, para que sufra con paciencia por Dios cualquiera injuria
que otro le hiciere. La cruz lleva delante, para que llore sus pecados, y detrás la lleva
para llorar por compasión los ajenos, y para que sepa que es medianero entre Dios y
el pecador, y no cese de orar ni ofrecer el santo sacrificio hasta que merezca alcanzar
la gracia y misericordia divina. Cuando el sacerdote celebra, honra a Dios, alegra a
los ángeles, y edifica a la Iglesia, ayuda los vivos, da descanso a los difuntos, y
hácese participante de todos los bienes.

del libro "Imitación de Cristo", de Tomás de Kempis

No hay comentarios:

Publicar un comentario